DEBILIDAD

Cuando recibimos una palabra de parte del Señor, no es para menos que, como humanos, nuestra primera reacción sea intimidarnos porque, para poner por obra la palabra que hemos recibido, va a ser necesario asumir riesgos. No hay tal cosa como envolverte en la palabra de Dios, sin correr riesgos. 
Hay riesgos naturales a fracasar, riesgo a ser criticados, riesgo al rechazo, riesgo a no ser entendidos. La gente que progresa y que Dios usa es aquella que está dispuesta a correr riesgos en la vida. No se trata de vivir a lo loco, sino de vivir con inteligencia. No pretendas tener planes de grandeza, sin que conlleven riesgos. Tienes que arriesgarte. Mientras tu mente esté atada al temor a los riesgos, Dios no podrá usarte. En lo natural, hay incertidumbre, pero se levanta la fe, que en lo espiritual es confianza. La biblia dice, en Salmos 37:23, que por Jehová son ordenados los pasos del hombre y él aprueba su camino. Cuando el hombre caiga, no quedará postrado, porque Jehová sostiene su mano. Joven fui y he envejecido, y no he visto justo desamparado ni a su descendencia que mendigue pan… Su descendencia es para bendición. 
Permite que tus hijos vean que le crees a Dios y que vale el esfuerzo el correr riesgos, que vale el esfuerzo creerle a Él. Es el mayor testimonio que les puedes dar, porque algún día tendrán que tomar decisiones y, por tu ejemplo, le creerán a Dios y se atreverán. Esa es la promesa de Dios para tu vida. Él va a recompensar cada paso de justicia que has dado y él ha prometido que cuidará y bendecirá tu descendencia. Cada reto de Dios siempre te confronta con tus debilidades. Dios siempre te escoge para algo que siempre has creído que no puedes hacer. Jeremías creía que no podía hablar, y Dios lo escoge para que hable. 
Esta es la manera en que sabemos que es Dios haciendo la obra porque, si pudieras hacerlo por tus propias fuerzas, entonces no sería él obrando. Hay cosas que has querido hacer y, por no arriesgarte, otros las están haciendo y están siendo bendecidos, simplemente porque no te atreviste. Ante una palabra de Dios en tu vida, florece el temor y comienzas a ver tus debilidades y se detiene el poder de Dios en tu vida. ¿Vas a permitir que los planes de Dios se cancelen porque no te atreves, por tu baja autoestima y por no creer? 
Jeremías decía: Soy joven, no sé hablar. Pero Dios le dijo: Después que digas lo que yo quiero que digas, prepárate, porque voy hacer que se cumpla lo que dije, y más vale que te apresures porque yo apresuro mi palabra. 
 Es verdad que la vida es dura, que te encontrarás con gente que te traicionará, otros pensarán que estás terminado, pero sigue hacia adelante porque Dios tiene planes para tu vida y los planes de él son buenos. Vive por encima de lo que tu mente te dicte. Vive por encima de lo que el mundo cree que puedes hacer. Dios puede usarte por encima de tus debilidades. 
 Es verdad que, por tus propias fuerzas, no podrías hacerlo, pero créele a Dios que su poder se perfecciona en ti. Él sabe los pensamientos que tiene acerca de ti, pensamientos de paz y no de mal, para darte el fin que tú esperas. Los planes de Dios para tu vida son más grandes de lo que has pensado.

0 comentarios: