RENUNCIO

1.A partir de este momento y de ahora en adelante, decido finalmente renunciar a todo aquello que de una manera u otra me ha impedido ser mejor de lo que puedo ser. Llegar más allá a donde debo llegar, hasta la plenitud de ser un hombre completo, íntegro y lleno de fe.
2.Por eso renuncio a: la soledad, la tristeza por todas las personas que me han dado la espalda, a mis temores, limitaciones, a los malos recuerdos y a lo que no pude lograr en mi vida.
3.Renuncio a mi egoísmo y falta de generosidad, a la manipulación, el auto engaño, el rencor y a la falta de perdón.
4.Renuncio al mal humor, la amargura de mi ser, al fracaso, la derrota, a mi apatía, negligencia y a la falta de deseo de superación.
5.Renuncio a la vanidad, miseria, a mi indolencia, altivez, a la envidia, la codicia y al chisme. Mi falsedad e hipocresía, a la deslealtad, la falta de amor propio, a seguir esperando que la gente y las cosas cambien sin que yo haga un esfuerzo para lograrlo.
6.Renuncio a todo aquello que me aparta de su santidad. Porque Señor, yo quiero caminar siempre cerca de ti. Te dejo todos mis afanes y preocupaciones. Hoy renuncio a todo y me vuelvo a ti. Confiadamente sé que Tú harás la obra en mí, porque yo quiero cambiar. Deseo que Tú vivas en mí y hacer tú voluntad. Renuncio a todo pecado oculto, consciente e inconsciente de mi corazón.
7.Renuncio a mi falta de perdón, a mi rencor; a
mi vida egoísta y altiva. Me deshago de toda enfermedad espiritual y de toda atadura, para que Tú, amado Señor, con libertad trabajes en mi alma y puedas entrar en ella.