6 MUJERES CRISTIANAS QUE INSPIRAN FE

Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, a propósito de esto, el ministerio Puertas Abiertas ha recopilado las historias de seis mujeres cristianas perseguidas en distintas partes del mundo, que inspiran fe y valentía por sus impactantes testimonios.
"Las mujeres y las niñas están en la primera línea de la persecución. En muchas partes del mundo, ya se enfrentan a la discriminación debido a su género, y ser cristiano también crea una doble vulnerabilidad. Estoy increíblemente inspirada por estas mujeres que se han mantenido firmes en su fe y muchas veces eligen llegar y servir a otros, a pesar de la persecución que han enfrentado", dijo Lisa Pearce, CEO de Puertas Abiertas Reino Unido & Irlanda.
Rebecca de Nigeria
Rebecca, funcionaria de Puertas Abiertas en Nigeria, se vio obligada a huir de su casa dos veces para escapar del grupo terrorista Boko Haram, pero ella ha iniciado una pequeña ONG para atender viudas y huérfanos en su ciudad. Ella dijo: "Fuimos todos refugiados en ese momento, y todos necesitábamos ayuda, pero vi que muchas viudas necesitaban más ayuda que yo". Sus equipos de voluntarios están apoyando a 2.000 viudas cada mes.
Meena y Sunita de la India
Meena y Sunita son hermanas de origen hindú que decidieron seguir a Jesús. Fueron golpeadas por sus vecinos por su nueva fe; Sunita fue golpeada hasta quedar inconsciente, luego fue arrastrada hasta el borde de su pueblo. Cuando despertó, su muñeca se rompió; un hueso salía de ella. No tenía idea de si su hermana, Meena, que también estaba golpeada, estaba viva o muerta. Se escondió en un cobertizo de cabras y oró: "Puedo morir o puedo ser testigo. Hazme un testigo para ti”.
Las hermanas sobrevivieron y se encontraron - y se negaron a renunciar a su fe. Ahora viven en un pueblo diferente y Puertas Abiertas les ha permitido abrir una pequeña papelería para mantenerse. Meena dijo: "Gracias por orar por nosotros y por ayudarnos".
Suaad de Irak
Suaad es una costurera en Irak, que se vio obligada a huir de su hogar en Bashiqa para escapar del autoproclamado Estado Islámico. Ahora vive en Erbil, donde Puertas Abiertas establece un factor de costura a través de una iglesia local; Suaad es el gerente. "Sé que mi hermano apenas puede sostener a su propia familia ahora, así que cualquier cosa que consiga yo comparto con él," ella dijo. Ella enseña a otras mujeres desplazadas coser habilidades para que puedan apoyar a sus familias, y también regularmente da ropa a los necesitados. "Es lo que más me gusta del trabajo: que puedo compartir con los que están en peor situación que yo", dijo.
Asia Bibi de Pakistán
Asia Bibi ha sido encarcelada en Pakistán desde 2009. Fue sentenciada a muerte por un tribunal paquistaní por supuestamente blasfemar al profeta Mahoma durante una discusión con mujeres musulmanas locales, quienes se negaron a permitirle sacar agua de un pozo. Fue la primera mujer condenada a muerte en virtud del artículo 295 C del Código Penal de Pakistán. Este veredicto fue suspendido por un tribunal superior en julio de 2015. Debía presentar su última apelación en octubre de 2016, pero esto fue pospuesto.
Hwa-Young en China
Hwa-Young tiene un ministerio que alcanza a las mujeres norcoreanas que han sido traficadas a China. Apoyar a los norcoreanos que han dejado Corea del Norte puede ser un trabajo peligroso, pero Hwa-Young dijo: "No tengo ningún miedo a la muerte. Soy una mujer soltera, y si es necesario, no me importa morir por esta causa”.
La mayoría de las mujeres de Hwa-Young han sido vendidas en matrimonio o en servidumbre, y son abusadas y maltratadas por sus nuevos maridos y captores. A través de años de experiencia y trabajo, Hwa-Young se ha estado conectando con estas mujeres heridas y ayudándolas mientras comienzan a sanar sus experiencias.

MAL DÍA...


Resultado de imagen para MUJER EN DIA TRISTE¿Tienes un mal día? ¿Necesitas algo que pueda ayudarte a, simplemente, llegar hasta la noche, meterte en la cama y olvidarte de hoy? Cualquiera de estos versículos te ayudará en caso de que hoy sea “uno de esos días”.


2 Tesalonicenses 3:16 - Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. El Señor sea con todos vosotros

Dios es paz. Dios da paz. En los momentos de tormenta, Él da paz en toda manera y en abundancia.

Jeremías 29:11- Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Saber que Dios tiene un plan y un propósito para cada cosa que sucede. Saber que esos planes y propósitos de Dios siempre son para mi bien aunque haya veces en las que no sea capaz de verlo ni de entenderlo.

Salmo 50:15 - invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás

Dios sabe que va a haber días de angustia, días de tristeza, días malos en nuestra vida. También sabe que invocarle, llamarle, hablar con Él en esos días, nos librará de las “nubes grises” en el horizonte.

Salmo 34:18 - Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu.

Deuteronomio 31:8 - Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides.

Dios está siempre contigo, no te deja, no te abandona, no es insensible a lo que te sucede ni se mantiene a distancia. Él abrirá camino para ti en todo momento.

Salmo 46:1 - Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

Dios es nuestra fuerza. Dios es quien está siempre preparado, siempre dispuesto a ayudarnos y auxiliarnos en lo que estemos pasando.

1 Pedro 5:6-7 - Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.

Dios tiene cuidado de ti. Es sobre Sus hombros que podemos poner toda nuestra ansiedad, nuestra preocupación y nuestros problemas.

Eclesiastés 7:14 - En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él.

Tanto lo bueno como lo malo viene de Dios. A veces pensamos que, como hijas de Dios, solo vamos a tener lo bueno. Pero también los malos días son permitidos por Dios para nuestro crecimiento.

Filipenses 4:13 - Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

Eres más fuerte de lo que piensas. Dios dice que, en Cristo, lo puedes todo. TODO. No hay nada que pueda superarte cuando estás en Él y con Él.

Isaías 41:10 - No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

No temas y, sobre todo, no desmayes. Nunca. Dios está contigo en todo momento y siempre te ayudará y te sustentará.

SI LUTERO FUESE MUJER HOY....

Resultado de imagen para silueta cara mujer
El machismo sigue existiendo en la sociedad y en las iglesias. Dios ya lo predijo —que no lo prescribió— en Génesis 3:16. En este capítulo de la Biblia nos advirtió de lo que iba a ocurrir como consecuencia de nuestra separación de él: “Tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti”. Creemos que en un mundo redimido por Cristo los cristianos tenemos que luchar para erradicar este pecado que no pertenece al mundo por orden de Dios, sino como consecuencia de la caída. 

La violencia de género es la punta del iceberg de un problema de fondo que podemos contemplar desde dos puntos de vista: 

1.- Interior: la separación entre el ser humano y Dios ha traído como consecuencia la crisis interna de cada persona consigo misma y con los demás. Esta ausencia de Dios en nosotros produce ira, odio y violencia. 

2.- Exterior: el machismo es el dominio del hombre sobre la mujer. Es una manera de ver el mundo, una ideología que considera a la mujer en una condición social e intelectual inferior por el simple hecho de ser mujer. 

Admite la desigualdad por causa del sexo como norma de conducta social, y crea una situación de tensión entre géneros que es el germen de la violencia física, sexual y psicológica. Como cristianos evangélicos creemos que el problema de la violencia sólo puede solucionarse llegando a su raíz, volviéndonos a nuestro Creador y reconciliándonos con Dios. Creemos que sólo la fe en Jesús puede dar paz con Dios, paz interior y paz con los de alrededor. 

Creemos que solo Jesús puede ofrecer una sanidad completa y profunda, restauración, sentido y esperanza tanto a hombres como a mujeres. Dios nos creó iguales a hombres y mujeres; ambos hemos sido hechos a imagen y semejanza suya, pero presentamos diferencias físicas y hormonales. 

Estas diferencias no constituyen, bajo ningún concepto, un subterfugio para la desigualdad, el prejuicio o el estereotipo en la sociedad. La Biblia condena la desigualdad y la violencia contra la mujer; explica con claridad y un posicionamiento revolucionario para el contexto en que fue escrito que Dios nos hizo iguales en dignidad, libertad, derechos y capacidad intelectual. Jesús es nuestro referente también en el trato que dio a las mujeres. 

El vino a restaurar las estructuras creacionales y  dignificó a la mujer y le devolvió el lugar que Dios le había dado desde el principio, y eso se percibe con claridad en el relato de los evangelios aun dentro del entorno social machista y patriarcal en que se movió. Se enfrentó a los políticos y religiosos de su época y dio la cara por las mujeres. En Jesús no hay censura y represión por ser mujer.   

Creemos que de forma especial en la iglesia, y de manera general en la sociedad, es preciso afirmar y llevar a la práctica lo siguiente: Como evangélicos no nos identificamos con el feminismo actual. No nos sentimos representados en este movimiento, pero sí con los movimientos feministas originales, promovidos por mujeres evangélicas, como lo fue la Declaración de Séneca Falls, en 1848. Una comprensión bíblica de la feminidad implica alejarse del error de colocar a la mujer que reclama sus derechos de igualdad en la condición de pretender actuar o parecer como hombres. 

El ideal bíblico y cristiano permite a las mujeres ser plenamente mujeres, con igualdad de capacidades intelectuales y con los mismos derechos e igualdad de oportunidades, en la sociedad y en la iglesia.  Desde el punto de vista bíblico tanto la soltería como el matrimonio son opciones igual de valiosas para la vida de la mujer, y nos posicionamos en contra de tendencias, tanto en la sociedad como en la iglesia, que abogan por la imposición o del matrimonio o de la soltería. 

Hombre y mujer son complementarios como matrimonio y como familias son un sustento de la sociedad (Génesis 2:28), pero son igualmente valiosos solteros si esa es su decisión personal.  Es en la iglesia donde el hombre y la mujer pueden desarrollarse plenamente como tales, a través de Jesús, y ser plenamente hombres y plenamente mujeres, trabajando en equipo en la tarea que se les ha encomendado a los dos por igual (Mateo 28:19). 

En el modelo de la iglesia primitiva la cabeza de todo el cuerpo, de ambos, es Cristo, y no hay desigualdad por jerarquía de género. Hombres y mujeres deben ejercer sus dones en la iglesia. Como cristianos evangélicos creemos que no hay que limitar ni disimular el llamamiento de las mujeres y hay que buscar, para el bien común, que puedan desempeñarlos en plenitud. 

Bíblicamente entendemos que la elección y la capacitación por parte de Dios no tiene nada que ver con el género de cada uno, y se tienen que evitar en la iglesia situaciones que obstaculicen ese llamamiento. 

Hay que trabajar para eliminar estereotipos dentro de las congregaciones (por ejemplo, que las mujeres se encarguen de la limpieza, la cocina, o la enseñanza de niños y los hombres de la predicación y la enseñanza para adultos). Un modelo bíblico proveería que los niños tuviesen referentes masculinos como maestros, y que hubiera mujeres sirviendo en la enseñanza y predicación de la palabra en todas sus expresiones. 

La educación es fundamental para promover el cambio, el respeto y valoración de la mujer en la sociedad y en la iglesia. Desde los púlpitos hay que enseñar que el cambio debe empezar en la familia, en la educación de los hijos en la igualdad y el respeto, y la valoración mutua de niños y niñas. 

Se tiene que fomentar y propiciar que haya más mujeres en puestos de responsabilidad e influencia, y que tuviesen las mismas oportunidades de acceso por méritos propios y no por discriminación positiva. Abogamos porque haya más mujeres que se animen a tener un perfil público y de liderazgo en su entorno social y eclesial, para que puedan ser tomadas como referente, se les invite como conferenciantes en los congresos, en la presidencia de entidades y órganos de gobierno. 

El esfuerzo del cambio no tiene que realizarse solamente desde las mujeres, sino que también los hombres deben tomar su posición y abrir las puertas, y dejar espacio en los cargos de autoridad y en la toma de decisiones que ellos ya ocupan. 

Es necesario impartir cursos, conferencias, seminarios sobre la identidad y los roles del hombre y la mujer, para ayudarnos a conocer las diferencias y aprender a manejarlas. Se tiene que  considerar  un tema para hombres y mujeres, juntos, y no hacerlo solo asuntos de mujeres. 

Toda mujer tiene derecho a ser feliz. Ninguna está obligada por Dios a soportar el maltrato. Hay que dar formación en cuanto a la violencia de género, informar, formar y concienciar; desde la pastoral se tiene que proteger a las víctimas y llegar hasta las últimas consecuencias en el acompañamiento. 

Se debe favorece el sacar a la luz estos casos si los hay dentro de las iglesias y tener una presencia activa en la sociedad para defender y acoger a la mujer maltratada, forme o no parte de la congregación. 

Estamos absolutamente en contra de los que niegan la existencia de la violencia de género, o que la igualan a la violencia de mujeres contra hombres. 

Creemos que esto es una falsedad producto de una mentalidad machista, porque la violencia contra la mujer se sustenta en una sola razón: ser mujer. Nos apoyamos en los datos y en los estudios realizados en los últimos diez años, que son abrumadores. 

DÉBORA

Resultado de imagen para DEBORADébora significa en hebreo ‘abeja’. Fue profetiza y la única mujer que llegó a ser cuarto juez, en el sentido no militar, del Israel premonárquico del Antiguo Testamento.
Esta mujer valiente apareció por el año 1125 antes de Cristo. El pueblo de Israel iba hasta su sede entre Ramá y Betel, para consultarle sobre sus problemas familiares. Débora gozaba de una excelente reputación como profetiza y jueza. También la manera como su historia esta escrita en la biblia judía es bella y poética. ¡ Y vaya que El Espíritu Santo se tomó el tiempo para que Débora quedara para siempre plasmada en las Escrituras.
Su historia se cuenta dos veces en los capítulos IV y V del Libro de los Jueces. La historia de Débora es importante porque es uno de los pasajes más antiguos en el que se muestra a mujeres cuya fe superó o complementó la de los hombres.
La verdad es que Débora tuvo que ponerse los pantalones y usar la valentía que Dios le dió para profetizar que Israel no lograría la victoria en una época terrible.
Además Debora, o Devora, ( algunos escribe Devora ), fue la única jueza de Israel. ¿Asi que la mujer no debe de hablar y tomar el liderazgo? Claro, los musulmanes y los cristianos que ignoran el santo contexto de las escrituras juran que la mujer no tiene autoridad, no debe hablar, o ejercer puestos eclesiásticos o públicos. Gran mentira del diablo, si no hubiese sido por las mujeres, Israel no hubiese llegado a ser la nación que hoy es. 

Así que, tu mujer, se valiente, levantate y toma el lugar que Dios te ha dado, TU PAÍS te necesita.
Felicidades a todas las mujeres fuertes y decididas a sacar adelante su casa, su municipio, su estado o su país hoy en su día.