BIBLIA ARQUEOLÓGICA DE ESTUDIO NVI

La Biblia NVI de estudio arqueológico arroja nueva luz a la Biblia. Desde el principio de Génesis hasta el fin de Apocalipsis, esta nueva Biblia de estudio está llena de artículos informativos y fotografías a todo color de lugares y objetos que abrirán sus ojos al contexto histórico de los relatos que usted lee y de las personas que encuentra en las Escrituras. 

Características claves incluyen: Más de 800 notas de estudio destacando temas históricos, arqueológicos y culturales. Más de 500 artículos que cubren cinco categorías diferentes: Sitios arqueológicos; Notas culturales e históricas; Personas, tierras y gobernantes antiguos; La confiabilidad de la Biblia; Texto y artefactos antiguos. Casi 500 fotografías a todo color, dentro del texto.

EMOCIONES QUE MATAN

El estrés, la ira, el miedo, la ansiedad, la depresión, toda emoción negativa puede convertirse en una bomba de tiempo. 

Las emociones destructivas tienen efectos tóxicos sobre el organismo y resultan en una cantidad de enfermedades graves: hipertensión, artritis, esclerosis múltiple, síndrome de colon irritable y hasta algunos tipos de cáncer. La verdad es que quizá estén robándole años a su expectativa de vida, robándose la salud física por la que tanto ha trabajado. 

En Emociones que matan el Dr. Don Colbert expone estos sentimientos potencialmente devastadores: qué son, de dónde provienen, cómo se manifiestan. No hay por qué estar a merced de nuestros enemigos. 


Con un enfoque en cuatro áreas esenciales para el bienestar emocional: verdad, perdón, gozo y paz, el Dr. Colbert le muestra cómo sobreponerse a las emociones fetales y encontrar verdadera salud para su cuerpo, su mente y su espíritu. Lo que uno lee aquí podría extender nuestra vida y aumentar su calidad.


DANIEL: CONFLICTO EN LOS LUGARES CELESTIALES


Resultado de imagen para GUERRA ESPIRITUALLa apertura del capítulo 10 nos revela que Daniel había pasado a través de un periodo de oración que había durado tres semanas. No es que Daniel haya invertido esas tres semanas en una postura de oración con su cuerpo físico, ni con palabras de petición hacia Dios; fue un tiempo invertido esperando en Dios con una actitud de expectación espiritual. Las vocaciones y ocupaciones ordinarias de la vida fueron hechas a un lado, y aun las necesidades ordinarias del cuerpo recibieron la mínima atención. Daniel 10:3 nos dice: “No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas”. Esta dieta mínima puede haberse agregado a su debilidad mencionada en Daniel 10:7, 8. Estas auto-negaciones fueron suplementadas por ejercicios vigorosos de cierta clase positiva: “porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios . . .” (Daniel 10:12).

Es interesante observar el tiempo del año en el cual Daniel tuvo esta agotadora temporada de oración: de acuerdo a Daniel 10:4, fue en: “el día veinticuatro del mes primero”. La Pascua llegó en el día 14 del primer mes, y la Fiesta de los Panes sin Levadura le siguió el día 15 (la cual duraba 7 días). Los 21 días de devoción de Daniel incluían los días de la celebración anual de la liberación de Egipto. Era necesario comer pan sin levadura: “No comí manjar delicado”. Al final del tiempo descrito de la abstinencia, él todavía no había alcanzado el objetivo de su búsqueda en su oración. En lugar de cancelar sus devociones con el pensamiento de que él había cumplido con sus obligaciones, continuó presionando por cumplir con los deseos de su corazón. Con cuánta frecuencia nuestras responsabilidades nos conducen a llevar a cabo nuestras devociones, pero el placer al llevarlas a cabo no está presente en nuestros corazones. Para Daniel, la oración era una oportunidad para buscar lo que él deseaba saber. Dichas temporadas de restricción le ofrecieron a Daniel oportunidades especiales para perseverar en sus clamores. Largas vigilias lo habilitaron para mirar más allá de las dimensiones del tiempo hacia la vasta extensión de la eternidad y de su discernimiento en la historia. Daniel tomó tiempo para escudriñar la Escrituras ya escritas y esperar en Dios aquellas revelaciones que el Señor habría de dar.

Satanás: El Príncipe de la Potestad del Aire

Parece que Daniel había buscado un lugar de retiro de las demandas de otras labores con el propósito de esperar en el Señor. Él declaró en Daniel 10:4 que estaba a la orilla del gran Río Hidekel, (o Río Tigris) cuando recibió esta visión. Aquí, Daniel miró a “un varón”; La descripción de Daniel en Daniel 10:5, 6, es muy similar a la descripción de Juan el Amado que hace acerca del “hijo del hombre (Apocalipsis 1). Daniel cayó sobre el suelo como un hombre muerto; entonces el mensajero celestial vino he hizo que se pusiese sobre sus rodillas. Luego el mensajero le relata algo con un retraso de 21 días que era concerniente a su oración. Él le asegura a Daniel que su oración fue escuchada en el primer día. Y le dice a Daniel: “A causa de tus palabras he venido” (Daniel 10:12).

Durante 3 semanas, Daniel había buscado la respuesta, pero los cielos parecían habérsele cerrado. Previamente, en el capítulo 9, Gabriel apareció repentinamente para contestar una oración de Daniel aun antes que él pudiera terminarla; en esta oración, no había recibido una respuesta inmediata. Veintiún días después, finalmente Gabriel llegó con una respuesta para Daniel. ¿Por qué el retraso? La respuesta fue retrasada debido a que el Príncipe del Reino de Persia se había opuesto a Gabriel durante 3 semanas completas. Tal habilidad para retrasar la respuesta a Daniel nos da una gran evidencia del poder del Príncipe del Reino de Persia. En algún lugar en su vuelo del cielo, de su morada, Gabriel invadió el campo de los lugares celestes mencionado en Efesios 6:12, poblado por espíritus malignos. Miguel vino para librar a Gabriel de esa oposición del Príncipe de Persia. Este Príncipe era un espíritu de gran maldad.
¿Quién era este Príncipe? Nosotros creemos que era Satanás quien controlaba el reino de Persia. Satanás es la cabeza de un innumerable ejército de ángeles caídos. Él es el dios de esta era; controla los asuntos de los reinos de este mundo. Los espíritus de maldad en regiones celestes son sus agentes, a través de los cuales mantiene el control e influencia en estos reinos. Tiempo después en la historia, el Diablo hizo una declaración a Cristo en la tentación del desierto: “A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy” (Lucas 4:6). El Diablo llegó a este poder o autoridad sobre el hombre debido a que el hombre se la entregó a él a través de un proceso de tiempo. Debemos reconocer que Jesús no negó la declaración hecho por el Diablo.

Satanás verdaderamente es el poder detrás de los líderes de los grandes reinos. Cuando los hombres surgen en alguna autoridad nacional y global, llegan bajo influencias obscuras de maldad que están tratando de implementar el plan de Satanás. En contraste, las fuerzas providenciales de ángeles que animan a líderes en dirección de la justicia, Dios tiene Su plan; Satanás también tiene un plan. Con frecuencia Dios influencia a los líderes mundiales hacia la justicia a través de sueños. Satanás mismo como el Príncipe de la potestad del aire está por encima de estos líderes y está firme detrás de todas esas agencias.
Ezequiel 28:11–19 está dirigido al rey de Tiro. En conexión con este rey, se nos da una descripción de otro ser existente detrás de ese rey, quien es su poder gobernante. Esta descripción únicamente encaja bien con un ser espiritual— Satanás. Isaías 14 nos habla del poder detrás del rey de Babilonia— quien también es Satanás. El poderoso dominio de Satanás está en los cielos justo encima de la Tierra, al igual que también está en la Tierra. Satanás es tanto el “príncipe de la potestad del aire” al igual que “el dios de este siglo”. Él tiene el control sobre todos los reinos de la tierra como resultado a través de los siglos de que el hombre invite a las fuerzas oscuras para que le den poder en su conquista de las naciones.

Este mismo príncipe, Satanás, resistió al mensajero, a Gabriel, durante 3 semanas. Hubo un conflicto en el aire. El gran arcángel Miguel eventualmente llegó a asistir al mensajero Gabriel.

Los Ángeles y Su Participación en la Historia

Existen otros 2 incidentes, los cuales la Biblia revela acerca de Miguel en confrontación con el Diablo. Uno de ellos se encuentra en el Libro de Judas en donde se nos dice que Miguel contendió con Satanás por el cuerpo de Moisés; en dicho incidente, Miguel declaró simplemente: “El Señor te reprenda” (Judas 9). El segundo incidente se encuentra en Apocalipsis 12 con respecto a la batalla entre Satanás y Miguel; en este incidente, Satanás sería lanzado fuera, lo cual conduciría a la venida del Anticristo. ¡Oh cuánto poder tiene este Querubín que en algún tiempo fue ungido, con el propósito de detener al mensajero de Dios cuando deseaba revisar y mantener el mensaje de Dios! Él es responsable de las guerras sangrientas entre las naciones y por las cosas abominables en el paganismo idolátrico. La Biblia también declara que Satanás tiene poder para moverse sobre individuos para ser una influencia en sus acciones, tal como cuando influenció a David para llevar a cabo el censo del pueblo (1 Crónicas 21:1).

Pero Dios usa a Sus ángeles para mantener y defender a aquellos que son Suyos: “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?” (Hebreos 1:14). No solamente son enviados para ministrar a aquellos que serán herederos de la salvación, sino también para mantenerlos en el camino, y para llevarlos “Para que su pie no tropiece en piedra” (Salmos 91:11, 12). Las Escrituras también declaran que ellos ministran en diferentes maneras. Los Querubines fueron colocados como guardianes en el Huerto del Edén, para evitar que los hombres entraran y comieran del Árbol de la Vida. En Génesis 19 cuando llegó el tiempo de destruir a Sodoma y Gomorra, dos ángeles fueron enviados a librar a Lot y luego destruir aquellas dos ciudades. En Betel, Jacob miró a los ángeles ascendiendo y descendiendo. Tiempo después en la historia, leemos que un ángel trajo pan y agua a Elías cuando estaba recostado bajo un enebro, abatido y orando para que pudiera morir (1 Reyes 19). Cuando Eliseo fue sitiado en Dotán, las huestes angelicales fueron enviadas a él para liberarlo, lo cual ellos cumplieron cuando hirieron a sus enemigos con una ceguera (2 Reyes 6). El ángel del Señor mató en una noche a 185,000 soldados del ejército de Senaquerib, rey de Asiria (2 Reyes 19:35).

Otro ejemplo de la presencia de un ángel ocurrió cuando Daniel había sido echado en el foso de los leones; Dios envió a un ángel cerrar la boca de los leones (Daniel 6). Fue un ángel quien le advirtió a José que debía huir a Egipto con el niño Jesús, así como cuando debía regresar con Él (Mateo 2). Después que Jesús había ayunado durante 40 días, ángeles vinieron y ministraron para Él. (Mateo 4). Al término de Sus sufrimientos en el Getsemaní, un ángel apareció para fortalecerle (Lucas 22:43). Un ángel liberó al apóstol Pedro de la prisión (Hechos 12), y otro ángel informó a Pablo que tanto él como todos los que viajaban con él en el barco habrían de sobrevivir en el naufragio (Hechos 27:22). Un arcángel estará presente en la venida secreta de Cristo en el aire (1 Tesalonicenses 4:16); y habrán ángeles involucrados en el Periodo de la Tribulación (Apocalipsis 8:2). Solo el cielo podría revelar la cantidad de ocasiones en las cuales los ángeles nos han ayudado a través de sus obras providenciales. Aun en la muerte, los ángeles parecen ser escoltas divinas del alma para llevarnos a nuestro lugar de reposo (Lucas 16:22).

En Daniel 10, Gabriel vino a fortalecer a Daniel. Trajo fortaleza física al profeta, del mismo modo que impartió palabras que fortalecieran el alma de Daniel para fortalecerlo espiritualmente. Aun así Daniel ignoraba lo que estaba sucediendo. Gabriel dio cierto servicio del cual no se nos menciona. Gabriel nos habla de una pelea con este príncipe. ¡Con cuánta frecuencia Satanás y sus ángeles de las tinieblas están disputando las vidas de nuestros hijos jóvenes mientras que nosotros nos encontramos en la agonía de la oración intercediendo por ellos! Este capítulo 10 de Daniel nos revela que con frecuencia existe una guerra sin cuartel en los lugares celestiales de la cual no estamos conscientes.

En este incidente, Gabriel pudo dejar la batalla cuando Miguel llegó, pero tuvo que regresar para pelear con el príncipe de Persia (Daniel 10:20). ¡Seres espirituales peleando contra seres espirituales! Un mundo encima de nosotros está siempre activo en contra del mundo que es visible. Esto ocasiona que el corazón del cristiano de hoy en día se pregunte: “¿Qué ángel de maldad está encima de los Estados Unidos?” “¿Qué ángel ha sido designado por Dios sobre los Estados Unidos para que influencie a nuestros líderes en dirección a la justicia tanto como los demonios están perseverando en influenciar a los líderes hacia la maldad?”

Las oraciones de Daniel fueron evidentemente el elemento inquietante entre principados y potestades en lugares celestiales. ¿Cuál fue la naturaleza y propósito de la oración de Daniel en ese momento? Esta oración fue una continuación de la oración del capítulo anterior, en donde Daniel estaba orando acerca de los 70 años que Jeremías había profetizado. No obstante, el incidente en este capítulo 10 sucedió 2 años después cuando el retorno de Israel estaba por llevarse a cabo. Mientras que el tiempo de Dios para su retorno era inminente, Satanás estaba perseverando en detener su regreso.

Para cumplir con su plan Satanás, con frecuencia debe obrar a través de reyes. Miguel estaba trabajando con estos reyes para influenciarlos a fin de que dejaran regresar a los judíos. Por supuesto, Ciro y Darío no tenían consciencia de la presencia del príncipe angelical de Persia, e igualmente inconscientes del mensajero angelical, quien había venido como respuesta a las oraciones de Daniel. ¡Esta oración de Daniel era verdaderamente en pos del destino de la nación judía! El poder de la oración se observa aquí en la resolución de una historia; y aun así, Satanás peleó en contra de Miguel por ello.

Quizá Daniel teniendo el favor de Darío, le había hablado a él y a Ciro, respecto al escrito profético de Jeremías acerca de Ciro (predicho en Isaías 45:1–6). Ahora estaba orando para que pudiera obtener el deseado final. Aun así, la batalla rugía hacia adelante y atrás. Cuando el príncipe de Persia ganaba ventaja, los reyes de Persia creían que no sería sabio dejar volver a los judíos a Jerusalén. Cuando el mensajero que vino a Daniel en su oración se había parado victoriosamente delante de su adversario, los reyes de Persia entonces creyeron que debían dejar a los judíos que regresasen. Únicamente después de 21 días fue que el asunto pudo resolverse. La venida de Miguel había aliviado al mensajero el tiempo suficiente para que pudiera ir con Daniel y contarle acerca del progreso que se había llevado a cabo, mucho de esto habría animado en gran manera a Daniel. Después, Gabriel regresó para ayudarle a Miguel en la batalla. El resultado de tal lucha lo vemos en 2 Crónicas 36:22, 23 y en Esdras 1:1–4.

De una manera muy gráfica, esta batalla en los lugares celestiales nos muestra los esfuerzos determinados de los poderes de las tinieblas para derrotar a las oraciones del pueblo de Dios. Aunque la oración tomó un efecto inmediato en el cielo (de acuerdo a la declaración del mensajero celestial), Daniel no había tenido ninguna manifestación de dicha situación durante 21 días. Los poderes de las tinieblas en los lugares celestiales habían retrasado el mensaje de que la oración de Daniel había sido escuchada y contestada. El cristiano debe discernir que el poder de la oración no debe ser visto únicamente en la vida de una persona, sino también desde una perspectiva global. Los Últimos Tiempos de-mandan que los santos de Dios se involucren en oraciones por el mundo y por sus poderes. Cuando nuestras oraciones van más allá de nuestras necesidades personales, y entran en un ramo global, entonces estamos entrando en el área en donde residen los principados y las potestades. ¡Necesitamos hombres y mujeres alrededor del mundo dedicados a la oración en el ramo de las guerras espirituales!

Conclusión

Con cuánta frecuencia leemos en Efesios 6:10–20 de la armadura para la batalla y nunca tomamos en consideración la extensión de esta batalla.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes (Efesios 6:12).

¿Hasta dónde se extiende la guerra cristiana? Aun para propósitos ordinarios tenemos que pelear en contra de la indolencia, de deseos de maldad, tendencias deshonestas, y muchas otras proclividades dentro de nosotros. También debemos pelear en contra de la oposición, de malos tratos, tentación que viene de otras personas, y los efectos de depresión, de angustias y decepciones. También existen los poderes de la monotonía, sentimientos de agotamiento, el anhelo por reposar. Aun cuando estamos enfermos, o débiles, o desanimados, con frecuencia es difícil mantener el camino correcto del deber para alejarnos de los atractivos del placer.

Pero, ¡Oh querido cristiano, existe mucho más en la vida cristiana por lo cual batallar! ¡Los enemigos principales son invisibles! La ofensiva, la parte de la guerra que avanza sobre el suelo enemigo, está resumida en estas palabras:
Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar (Efesios 6:18–20).

Vamos a enfrentar más de este tipo de guerras espirituales en los días venideros. El poder del Evangelio está siendo agresivamente confrontado en los Últimos Tiempos a través del incremento de agresión por parte de los demonios que pelean con su influencia sobre las vidas de las personas en contra del Evangelio. Mi querido padre terrenal solía decir que entre la boca del predicador y el oído del oyente se encuentran los poderes de las tinieblas tratando de detener al cristiano de entender la verdad que está siendo predicada. Esta situación ha alcanzado una proporción global.

Que el Señor nos conceda toda la armadura de Efesios 6 y una vida de oración para pelear en los lugares celestiales.

EL OCTAVO REINO

¿Estará el plan de Dios para el mundo DESPLEGANDOSE ANTE NOSOTROS?


Alrededor del mundo muchos presienten que los sucesos actuales están poniendo el escenario para que se desarrollen los eventos de los últimos tiempos.  ¿Por qué hay tanta agitación global en tantos niveles? ¿Hacia dónde se dirige el mundo? ¿Por qué las actividades terroristas y otras amenazas continúan incrementando? En este libro informativo y proféticamente inspirador Stone responde a estas y más preguntas a medida que brinda detalles sobre una imagen a gran escala de lo que ocurrirá en el tiempo del fin.
Perry Stone identifica:
- Los seis grandes imperios que han surgido en la escena mundial y que luego se desvanecieron en la niebla de la historia.
- El séptimo imperio que existirá  por un corto período seguido por el octavo imperio final identificado como el reino de la bestia.
- El vínculo entre las profecías bíblicas y las tradiciones islámicas que señalan el surgimiento de este octavo reino final que viene y del dictador global final que se apoderará del mundo.

UNA GRIETA EN SU ARMADURA

Resistira su armadura espiritual las presiones del enemigo?

Como creyentes, tenemos un equipo especial que Dios nos asigno para protegernos: la armadura espiritual que describe Pablo en Efesios 6. Lo que mucha gente no sabe es que este equipo esta supeditado a nuestro conocimiento de esas armas y nuestra comprension de las estrategias de guerra del adversario.

En Una grieta en su armadura Perry Stone, el autor de exitos de ventas, le muestra como protegerse y hacer uso efectivo de su armadura espiritual, explicandole: 

. Siete factores comunes que desgastan su fortaleza espiritual
. Que hacer cuando su armadura esta abollada
. Como aplicar en su vida las partes de esta armadura
. Como cerrar cualquier abertura que este invitando ataques sobre usted, su familia y su iglesia. 

Si usted esta envuelto en una batalla fisica, mental o espiritual, este libro sera su recurso estrategico de armas para obtener la victoria!

LAS JUGADAS DE SATANÁS EXPUESTAS

Una exposición sobre las estrategias secretas de Satanás

·        Viaje dentro de la mente de Satanás
·        Descubra sus mejores armas secretas
·        Gane sus batallas con estrategias que rara vez se conocen

¿Cómo cambiaría su vida si pudiera adquirir un conocimiento avanzado acerca de los ataques demoníacos contra usted o su familia? En Las jugadas de Satanás expuestas, Perry Stone le ofrece una “descarga preataque” con respuestas a preguntas importantes sobre las estrategias del enemigo incluyendo:

·        ¿Puede Satanás leer mi mente o conocer la voluntad de Dios?
·        ¿Puede él tomar mi vida prematuramente?
·        ¿Cómo puede ser derrotado su plan?
 Expanda su conocimiento sobre la guerra espiritual y conviértase en una fuerza a tomar en cuenta al ir en contra de los poderes de las tinieblas.

LA CABRA DE JUDAS

Cristo usó la figura de un pastor que separa sus ovejas de los cabritos en la parábola en la que él separa las naciones de los buenos y de los malos. Las ovejas fueron puestas a la derecha y los cabritos a la izquierda, mientras que estos últimos fueron excluidos del reino (Mateo 25:32–46). En la parábola, las naciones buenas son las naciones de las ovejas. Bajo una perspectiva bíblica, desde el tiempo del Éxodo, el cordero fue el símbolo del Mesías (ver Éxodo 12). El profeta Isaías usó la metáfora de un cordero yendo al matadero para ilustrar el sufrimiento del Mesías.

Escribió: “Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca” (Isaías 53:7).

Cuando una oveja es llevada al matadero, ignora completamente lo que está a punto de ocurrir. Cuando una oveja es esquilada por su lana, o matada por su carne, el animal permanece en silencio. Cuando Cristo el Mesías estaba siendo interrogado por Herodes, rechazó responder sus preguntas, cumpliendo así la profecía de Isaías de no abrir su boca (Lucas 23:7–9).

La cabra de Judas simboliza a aquellas personas que entran en el círculo íntimo de una familia, iglesia, o ministerio; y que lucen bien, actúan bien, adoran bien, y dedican parte de su tiempo y sus ofrendas. Ilustra perfectamente a alguien que aunque se ve y actúa un poco diferente, es visto como un buen miembro del rebaño. Estas personas terminan ganándose la amistad de los líderes, y van adquiriendo reconocimiento y confianza. Pueden formar parte activa de la congregación durante muchos años. Pero cuando llega el momento de decidir entre ser leales al ministerio (o al ministro), o escoger lo mejor para ellos, siempre escogen el camino que los beneficia, sin importarles en lo más mínimo las pequeñas ovejas y corderos que puedan salir afectados por su decisión. Atraviesan su propia puerta de escape hacia pastos más verdes, dejando perplejas a las ovejas, que se preguntan: “¿Cómo pudo ocurrir esto?, ¿Cómo pudieron hacernos esto?”.

Las cabras de Judas han hecho más para ahuyentar a la gente de la Iglesia que cualquier otro grupo o situación. Distinto es cuando los creyentes identifican a un hipócrita, que es llamado así por su doble cara o su doble estilo de vida. La palabra griega para hipócrita es hupokrites, que describe a un actor de teatro que habla detrás de una máscara con un mecanismo que aumenta el volumen de su voz para la audiencia. Cristo usó esta palabra quince veces en Mateo, especialmente cuando expuso a los fariseos por no practicar sus propias enseñanzas, que sí les exigían seguir a los demás. Una cabra de Judas, por el contrario, suele ser difícil de identificar hasta el día en que aparecen los problemas en la iglesia y las ovejas están siendo esquiladas y al mismo tiempo abusadas con propósitos egoístas.

Una cabra agresiva es como la cizaña en un sembradío de trigo. En la parábola del trigo y la cizaña, el trigo representa a los hijos del Reino, y la cizaña a los hijos del mundo dominados por el pensamiento de Satanás (Mateo 13:24–30). Cristo aconsejó dejarlas crecer juntas, no sea que al arrancar la cizaña, se dañe la raíz del buen trigo que rodea a la cizaña (v. 30). De la misma manera, las cabras deben permanecer en la grey, y será el Señor mismo quien las apartará en el tiempo del fin. Las ovejas deben ser amadas, atendidas y alimentadas con alegría; y las cabras vigiladas atentamente y atadas si es necesario. El deber del pastor y de aquellos con autoridad espiritual en la iglesia es el de coger a la cabra por los cuernos, y tomar el control de cualquier situación que se esté suscitando o que esté siendo instigada por las actitudes negativas y los espíritus controladores de las cabras de la iglesia.

EL ARTE DE LA GUERRA PARA LA BATALLA ESPIRITUAL

El arte de la guerra de Sun Tzu se ha convertido en un popular libro de referencia en la pasada década, para todo desde resolver altercados, invertir en la bolsa de valores hasta manejar fusiones corporativas y compras. Es un manual de sabiduría para lidiar con conflictos de cualquier tipo. Las estrategias en El arte de la guerra son igualmente relevantes para las batallas espirituales que se dan a diario a nuestro derredor.

En este libro, Trimm parafrasea los refranes de Sun Tzu para traer a la luz su relevancia con la guerra espiritual y el poder de la oración intercesora. Estos principios enseñan las disciplinas necesarias de un guerrero de oración contemporáneo, las tácticas para organizar un movimiento de oración para tomar ciudades y naciones, los protocolos para ejercer su autoridad mientras hace la guerra con una campaña de oración y las estrategias para establecer y expandir el Reino de Dios dondequiera que haya sido asignado.

HASTA QUE EL CIELO INVADA LA TIERRA

Cómo cambiar el mundo a través de la oración de intercesión

Como regla general, subestimamos el poder de nuestras oraciones por los demás. Intercesión tiene ramificaciones contemporáneas, generacionales y eternas.
La anatomía de la intercesión mostrará la vida de grandes intercesores, desde Abraham y Moisés hasta David "Praying" Hyde, Howells Rees, y John G. Lake.  Desde sus puntos de vistas veremos  enseñanzas y principios sobre la importancia y el impacto de la oración de intercesión desde una perspectiva práctica.
Jesús vivió para inteceder por nosotros (Hebreo 7:25).  Es el poder fundamental de lograr un cambio espiritual en nuestro mundo físico. Es el trabajo de cada creyente. Es la clave para la expansión del reino de Dios.

CUANDO LOS REINOS ENTRAN EN CONFLICTO

Las primeras filas del enfrentamiento entre los reinos de las tinieblas y la luz no suelen ocurrir en nuestras iglesias, sino que suceden en nuestras vidas, en nuestros lugares de trabajo, vecindarios, donde nuestros hijos van a la escuela, en nuestras cabinas de votación y en los salones de influencia. Nuestras iglesias deben ser lugares para equipar y coordinar pero luego tenemos que llevar esta lucha a las calles a través de la oración diaria.
 Cuando los reinos entran en conflicto le lleva desde las etapas de planificación y estrategias hasta la oración en el fragor de la batalla, mostrándole cómo mantenerse firme cuando las cosas se ponen intensas. Utilizando ilustraciones históricas y la enseñanza de la Escritura, Cindy Trimm proporciona las herramientas necesarias para entender el poder de la oración como nunca antes.
 Las batallas están en su apogeo y las apuestas son altas, sólo a través de la oración el reino de Dios prevalecerá.

HOMBRE Y MUJER

Se que voy a escribir sobre un asunto delicado, pero antes de hacerlo quiero que quede muy claro que mi reflexión no va contra nadie, es más, la escribo desde el más absoluto respeto a todas las personas, pues no podía ser de otra forma pues cada una de ellas está hecha a imagen de Dios y como cristiano que soy las amo a todas, aunque a veces no comparta actitudes, hechos o pensamientos de muchas de ellas, como me imagino que os pasará a todos vosotros, pero eso no significa ningún tipo de animadversión o prejuicio hacia nadie. 

Cada uno puede celebrar lo que quiera, pero ello no convierte en natural lo que no es natural. Si fuera natural, ¿por qué tanta exaltación y celebración? Es cierto que se celebra el día de la madre, del padre, de la mujer trabajadora etc., pero en esas celebraciones no se exalta ni se celebra la condición de mujer o de hombre, sino de una cualidad de los mismos: la maternidad, la paternidad, el trabajo. ¿Por qué? Porque lo que es natural no se celebra ni se exalta, sino que se admite como una realidad que está ahí y que no necesita que nadie la reconozca como tal. 

Y este es el quid de la cuestión: Que se pretende que toda la sociedad admita lo que una parte importante de ella no ve como natural y de ahí todas estas exaltaciones y toda la elaboración de leyes de ideología de género, que se han elaborado y se están elaborando, con el único objetivo de que todos, sin excepción alguna, aceptemos por la fuerza lo que no nos parece natural. Nosotros los cristianos no estamos de acuerdo con que nadie persiga, ni se ría, ni menosprecie, ni discrimine a otros por su condición sexual. 

Que quede claro que los cristianos nunca podremos amparar actitudes homófobas, como tampoco ampararemos actitudes xenófobas, racistas o sexistas, pues esas actitudes van en contra del amor y del respeto que nuestro Señor Jesucristo nos enseñó hacia todos sin exclusión alguna. 

Nosotros no podremos estar de acuerdo con ciertas prácticas o con ciertas formas de entender la vida, la familia, la sociedad, pero siempre hemos de saber diferenciar esto de la persona y a esta nos ha llamado Dios a querer, a ayudar y a servir independientemente de su condición o pensamiento, pues cada una es una criatura suya. 

Pero dicho lo anterior también nosotros, los cristianos, queremos que se nos respete en nuestras creencias y como no, en un estado democrático del que tanto presumimos, en nuestras opiniones. Queremos expresarnos libremente y poder decir en lo que no estamos de acuerdo, lo que no nos parece natural, queremos poder decir que nuestro entendimiento del matrimonio es el de un hombre y una mujer, queremos poder decir que el mejor hogar para un niño es el constituido por una mujer y un hombre, y todo ello sin ser criminalizados y perseguidos por no estar de acuerdo con lo que hoy se considera “políticamente correcto”. 

No queremos entrar en la línea del pensamiento único que se está imponiendo por las buenas y por las malas, y al igual que no queremos que se obligue a nadie a ser cristiano, tampoco queremos que se nos obligue a nosotros a entrar en ese pensamiento único, pues violenta fuertemente nuestras creencias personales y nuestra fe cristiana, queremos vivir, y dejar vivir a todos, en la libertad con que Dios nos hizo y que Cristo reafirmó con su rescate en la Cruz. 

Termino reafirmándome en lo que dice el libro del Génesis en cuanto a la creación de la persona humana por Dios: “Varón y hembra los creó”. Sólo dos géneros, no una variedad de ellos, ni una indiferenciación de ellos. Esta es mi opinión, permitidme que la exprese, en ella creo, pero ello no me impide amar a los que crean otras cosas distintas al respecto. Con amor y esperanza.

RELATIVISMO MORAL E HISTORIA


El día de la aprobación del matrimonio homosexual en Alemania el pasado 30 de junio uno de sus promotores manifestó exultantemente su alegría en el Bundestag tras la votación, esgrimiendo a continuación el siguiente argumento tranquilizador: ‘Nadie pierde nada, a nadie se le arrebata nada.’ La frase no era suya, pero se ha convertido en uno de los lemas de los defensores de esa clase de unión. 

La expresión parece contundente, porque a primera vista esa legalización no supone ninguna merma para el matrimonio heterosexual, que sigue siendo reconocido como siempre y por lo tanto nadie puede sentirse lesionado ni perjudicado en sus derechos. Estaríamos, pues, ante un acto totalmente inocuo para lo que ya existía y totalmente ventajoso para lo que ahora comienza a existir. Todo son beneficios. Adelante, pues, con el proyecto.

 Pero las cosas no son lo que parecen y la falacia del argumento es fácil de desmontar, porque ¿cómo no va a perder lo genuino cuando es equiparado con lo sucedáneo? El celo que cualquier empresa muestra por el producto que fabrica se aprecia en la denuncia inmediata que presenta contra toda imitación de su producto. De China y otras partes nos llueven artículos que son muy parecidos a las marcas originales y en algunos casos sólo avezados expertos pueden discernir la diferencia entre lo original y lo falso. ¿Podrán los falsificadores argumentar ante el tribunal que los juzga por estafa que ‘nadie pierde nada, a nadie se le arrebata nada’ por lo que están haciendo? Hasta podrían añadir que lo que hacen es muy beneficioso, porque ponen al alcance de muchos algo que está bajo las posibilidades de muy pocos, cuando se trata de marcas de lujo. Y su falsificación hasta proporciona trabajo a gente que de otra manera no lo tendría. ¿Habrá alguna marca original que se quede contenta con el argumento de que ‘nadie pierde nada’? Pierde la marca, pierde su prestigio, pierde su autenticidad, pierde su categoría. Porque se equipara lo falso con lo verdadero.

Si monto un taller y me pongo a fabricar billetes de 50 y 100 euros, cuando me detengan ¿podré emplear como defensa que ‘nadie pierde nada, a nadie se le arrebata nada’? Solamente estoy intentando igualar mis billetes con los de curso legal, ¿qué hay de malo en eso? Es cuestión, simplemente, de que así como se han legalizado los originales también se legalicen los míos. Y todos contentos. 

Y ya que fue en Alemania donde se aprobó esa clase de unión ¿podría comenzar yo a fabricar vehículos a los que les ponga en la parte frontal el famoso logo de la W de Wolkswagen? Es simplemente un pequeño detalle. No voy a imitar su motor, ni su carrocería, ni nada por el estilo. Es una letra sin importancia. Pero aun así, me temo que los alemanes no serán nada tolerantes con mi pretensión, aunque desde mi punto de vista ‘nadie pierde nada, a nadie se le arrebata nada.’ Pero alguien replicará que en los ejemplos anteriores hay un evidente perjuicio económico a lo original que ocasiona lo sucedáneo, perjuicio que no existe en el caso que estamos considerando del matrimonio. Pero es preciso recordar que el daño económico es solamente un ingrediente en el daño que se efectúa a lo genuino. 

¿Cómo va a ser lo mismo una unión que ha hecho posible que el género humano haya llegado hasta aquí, que una unión que acaba en ella misma? ¿Cuál de las dos garantiza la continuidad generacional y por tanto el futuro de cualquier sociedad? Incluso en términos económicos ¿cuál aporta la necesaria renovación para que la pirámide demográfica pueda sostenerse? Si no hay nuevos nacimientos ¿de qué se va nutrir no ya el estado del bienestar sino cualquier estado? Stanley Kramer dirigió una película en 1963 que se titulaba El mundo está loco, loco, loco, loco. Tal vez era una premonición de lo que iba a pasar unas décadas después. Igualar lo verdadero con lo falso sí perjudica a lo verdadero, porque en esencia es un robo a su genuinidad, una parodia de su calidad y un atentado contra su exclusividad. Supone pretender dar gato por liebre, lo cual es un engaño a todas luces, además de ser un atropello contra el fabricante. Resulta llamativo que los Verdes han estado entre los más vigorosos impulsores para sacar adelante el sucedáneo proyecto en el Bundestag alemán. 

Los mismos que están preocupados por las aguas residuales, las energías contaminantes, la destrucción de la capa de ozono y el calentamiento del planeta, atentados todos ellos contra la Tierra, son quienes atentan abiertamente contra el matrimonio y pretenden, al mismo tiempo, que nos creamos que ‘nadie pierde nada, a nadie se le arrebata nada.’ Si se atenta contra el matrimonio, se atenta también contra la Tierra. 

El holismo, esa creencia ecologista de que nada está aislado del conjunto, enseña eso. Una señal que muestra la decadencia de una sociedad es la equiparación de lo bueno con lo malo, de lo justo con lo injusto, de lo verdadero con lo erróneo, de lo recto con lo torcido. Ya hubo sociedades pasadas que se dedicaron a mezclar y a embrollar las cosas esenciales y ciertamente la pérdida que experimentaron fue fatal en todos los sentidos. Aunque seguramente habría también en dichas sociedades los que vendieran sus sucedáneos bajo el seductor lema de que ‘nadie pierde nada, a nadie se le arrebata nada.’ Y al creerles cavaron su propia tumba.   

EL RESPETO AL DERECHO AJENO

libertad de expresiónTodo ciudadano tiene derecho de expresar su amor y compromiso independientemente si es homosexual o no. 

Es totalmente condenable la homofobia y todo acto de desprecio y ataque hacia cualquier persona independientemente de que sea homosexual. 

Pero deberíamos todos, entender un poco más sobre tolerancia y convivencia: los mismos derechos e igualdad se refiere a que tanto los defensores de las familias tradicionales tienen su derecho de expresarse y defender sus ideales tanto como la comunidad LGTBI. 

Querida comunidad LGTBI, tienes tus derechos y los respeto, me alegra que no se los condene ni se los repriman como en otros lugares del mundo. Ha sido para muchos de ustedes un viaje lleno de retos, miedos y rechazo. Pero no todos compartimos su visión de vida así como ustedes no comparten la nuestra. Han luchado para que se les dé libertad. Mantentengan su libertad, pero respeten y celebren también la nuestra. 

No es correcto imponerles nuestro estilo de vida ni nuestras creencias. Igual de incorrecto es que quieran imponernos el suyo. Comenzaron como un movimiento que promueve el amor, la paz, la tolerancia... pero con estos pasos solo demostraste que son tan dictatoriales como aquellos a quienes se opusieron. Vas en contra de dogmas, pero estás construyendo uno mayor.

Y tú lector, si sientes rechazo, desprecio hacia las personas LGBTI, entonces mírate bien el corazón. Sobre la ley mordaza de la comunidad LGTBI… El día en que haya una ley mordaza por comentarios racistas a inmigrantes, cuando haya ley mordaza por quienes humillan a las personas con discapacidad, cuando haya ley mordaza por burlarse de otras religiones y creencias, ese día tal vez apoye su moción. ¿Acaso una ofensa contra ustedes duele más que cuando se burlan abiertamente de mi fe o cuando hay racismo, burlas e incluso puertas se cierran por venir de otros país? 

¿QUÉ HAGO SI ESTOY CASADA Y SIENTO ATRACCIÓN POR OTRO HOMBRE?

Este es uno de esos temas de los que normalmente evitamos hablar, sin embargo, como nuestro corazón es engañoso, es un tema del que no solamente debemos hablar, sino también del que debemos prepararnos para cuando ocurra.
Nota que no dije si ocurre sino cuando ocurra. Nosotras somos pecadoras, y nuestros pensamientos son pecaminosos. Si combinamos esto con nuestros corazones engañosos y el hecho de que vivimos en un mundo caído, tendremos una receta segura para la derrota. A menos que el Espíritu Santo more en nosotras, y el amor que tengamos por Cristo sea mayor que el amor que tenemos por cualquier otro.
Desde Génesis 2:24 vemos como Dios nos dice que los casados se convierten en una sola carne. Luego Marcos 10:9 nos dice lo siguiente: “Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe”. Al casarnos, estamos haciendo un pacto, no solamente con nuestro esposo sino con Dios mismo. Efesios 5:31-32 nos muestra la asombrosa verdad de que ¡el propósito del matrimonio es que representemos el pacto irrompible de amor que Cristo hizo con su Iglesia! Debemos, entonces, hacer todo lo que esté en nuestras manos para guardar ese pacto, nuestro voto es “hasta que la muerte nos separe”. Lo que mantiene nuestro matrimonio puro no es el amor que tenemos por nuestros esposos, sino el pacto que hicimos con Dios.

Alertas a la tentación

No solamente vivimos en un mundo caído, somos pecadoras, y tenemos pensamientos malos y un corazón engañoso: también somos el blanco de Satanás.
Debemos recordar que las tentaciones vendrán, y Satanás siempre juega sucio. Él espera hasta que estemos cansadas, deprimidas, desanimadas, con situaciones no resueltas, o irritadas con nuestro esposo. Y es en ese preciso momento cuando se presenta la tentación. Por tanto, no podemos quedarnos desprevenidas: debemos vivir con la armadura de Dios todos las días, recordando que ninguna de las tentaciones que nos sobrevienen están más allá de lo que podemos soportar en la fidelidad de Dios (1 Co. 10:13). En el momento podemos sentirnos débiles, pero debemos recordar que “...mayor es Aquél que está en ustedes que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4). 

¿Qué puedo hacer?

Ya sea que te encuentres o no en una situación donde estés sintiendo atracción por otro hombre que no es tu esposo, quiero compartir contigo algunos puntos que debes tener en cuenta:
¡Mantén encendido tu radar!
El instinto femenino está bien desarrollado. Presta mucha atención a si llegaras a percibir cualquier inclinación de otro que no es tu esposo hacia ti.
Hace muchos años escuché al predicador Steve Brown decir algo muy sabio: “Cuando reconoces que eres capaz de un pecado, no tienes que vivirlo en tu vida”. Esto es una forma coloquial para traducir 1 Corintios 10:12 “Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga”. Siempre es más fácil evitar una caída antes de que las emociones estén envueltas. Las emociones están dirigidas por las hormonas, y como endocrinóloga les puedo decir que son sustancias poderosas que dirigen nuestros sentimientos, y para empeorar las cosas las emociones producidas al principio de una relación son mucho más fuertes cuando se comparan con la relación que ya está bien establecida.
Entonces, el peligro está en que el corazón engañoso te hace sentir que esta nueva relación es mucho mejor que la que ya tienes. Aunque esto sea lo que sientes debes recordar que no es la realidad. ¡No lo creas!
Cuida tus pensamientos
2 Corintios 10:5 nos enseña lo que debemos hacer con estos pensamientos pecaminosos, “destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo”. Nuestra meta en la vida no es sentirnos bien, sino glorificar a Cristo, quien nos compró con su sangre y nos hizo su posesión preciada. Ahora bien, si por alguna razón, ya sientes una atracción, no alimentes esos pensamientos pecaminosos: somételos a la obediencia de Cristo.
¡Huye!
1 Corintios 6:19 lo dice bien claro, “Huyan de la fornicación”. No comiences a justificar lo que estás haciendo: no comiences a dialogar con la persona, ni contigo misma. El Señor que nos creó reconoce nuestras debilidades, y por esto Él eligió la palabra huir. En la Biblia vemos como José corrió tan rápido para apartarse de la esposa de Potifar que dejó su ropa en sus manos. Y no solamente se apartó de ella, sino que “había huido afuera” (Génesis 39:13). Si estás disfrutando los elogios de una persona que no es tu esposo, si te encuentras anhelando verlo, si estás cambiando tu forma de vestir o tu maquillaje para que él te vea, si te encuentras pensando mucho en él cuando no están juntos, si estás buscando formas de encontrarte con él, si estás comparando sus fortalezas con las debilidades de tu esposo, ¡ten cuidado! ¡Huye! Admite que estás en peligro y distánciate (Mateo 18:8-9).
Corre al Señor
Si reconoces que estás en medio de una situación como esta, no huyas al vacío: corre al Señor en busca de su perdón y protección. “El nombre del SEÑOR es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo” (Proverbios 18:10). Santiago 4:2 nos recuerda “No tienen, porque no piden”, entonces pide protección sobre tu matrimonio y por tu fidelidad en el mismo.
Rinde cuentas
Como la carne es débil y nuestras emociones fuertes, busca a alguien confiable a quien le puedes rendir cuentas. El evangelio nos da la libertad de humillarnos delante de los demás puesto que todos nos reconocemos como pecadores en necesidad de un Salvador. Humíllate con esa persona, admitiendo lo que sientes, y dale el permiso de preguntarte sobre tus acciones y sentimientos. Esta persona puede orar contigo, y unidas irán al trono de la gracia. Por supuesto, asegúrate que sea una persona madura en la fe, no alguien que vaya a menospreciar la tentación o aun apoyar tu pecado.
Pon límites
Una vez más, recuerda que somos débiles. Si sientes una atracción por alguien que no es tu esposo, debes poner límites radicales. Nunca te quedes sola con él. Evita la comunicación por teléfono, email, WhatsApp etc. Nunca le menciones la atracción que sientes hacia él, ni los problemas que tienes con tu esposo. Mientras más te acerques, más difícil será alejarte.
Invierte en tu matrimonio
Todos los matrimonios tienen sus tiempos buenos y tiempos difíciles. Maneja esta situación que estás atravesando con sabiduría. Muchas veces la razón por la que te sientes atraída a esta persona es, porque lo que él te está ofreciendo está faltando en tu matrimonio. En vez de acercarte a él para llenar la necesidad que tienes, aun si la falta es real, usa este conocimiento obtenido para identificar en qué áreas puedes mejorar tu matrimonio. Esto debe ser un llamado de atención para ti.
Pídele al Señor que aumente tu deseo por tu esposo. No justifiques tus sentimientos, y tampoco pienses que lo que está pasando viene como un regalo de Dios. Dios nunca es autor de pecado (Santiago 1:13), y la voz de Dios nunca contradecirá su palabra.
Recuerda lo que sentías cuando tu esposo y tú eran novios. ¿Cuáles eran las cosas que tú admirabas? ¿Cuáles fueron las habilidades o fortalezas que te llevaron a enamorarte de él? Si tienes dificultades con esto, busca ayuda. Hay formas en las que puedes comunicarle a tu esposo lo que estás sintiendo sin que él se sienta amenazado.
Quizás es necesario que salgas con tu esposo a unas vacaciones a solas. Quizás necesitan planear salidas juntos regularmente, como ir a comer o ir al cine y tener buenas conversaciones. Sean intencionales en planear estos tiempos. Si no sientes que estás dominando tus emociones, busca consejo de un profesional cristiano.
Recuerda a Cristo
Más importante que cualquier cosa es que seas intencional en mejorar tu relación con Cristo. La mejor arma que tenemos contra un ataque espiritual es el arma espiritual. ¡Ponte la armadura de Dios! (Efesios 6:11). No batalles en tus fuerzas, sino en las fuerzas de Aquel que tiene el poder. Judas 1:24 nos recuerda, “Y a aquel que es poderoso para guardarlos sin caída y para presentarlos sin mancha en presencia de su gloria con gran alegría”. La muerte de cristo en la cruz derrotó el poder del pecado sobre nuestras vidas. Recuerda las verdades del evangelio. Recuerda que eres amada por Dios en Jesús. Recuerda que la obra de Cristo ha hecho posible que no tengas que vivir esclava al pecado, y que ese mismo Señor es poderoso para guardarte. Confía en Él, aférrate a la cruz, huye de la tentación.

EL HOMBRE MODERNO Y SU MUNDO DE FANTASÍA

Cada época trae retos particulares para el cristianismo. Entre estos tenemos el hecho de que vivir por fe significa que ponemos las cuestiones fundamentales de nuestra vida y existencia en manos de alguien a quien no podemos ver. En un mundo lleno de experiencias sensoriales, la fe en Dios es un desafío. Pero esto no es nada nuevo, por supuesto. En el primer siglo, el apóstol Pedro le recordaba a su iglesia que a Jesucristo,
“a quien sin haber visto, ustedes Lo aman, y a quien ahora no ven, pero creen en Él, y se regocijan grandemente con gozo inefable y lleno de gloria, obteniendo, com1 Pedro 1:8-9).
o resultado de su fe, la salvación de sus almas” (
No es que la ausencia de algo visible haga que el cristianismo sea insostenible, ni eso hace que sea diferente de la mayoría de las experiencias en la actualidad. En lugar de tener nuestro gozo fundamentado sobre una base empírica, obtenemos nuestro regocijo mediante la comunión con el Dios invisible, a través del portal de la fe.
En los últimos años me he dado cuenta de un aspecto, presente más en los hombres, donde se ve obstaculizada la fe. Estoy hablando de nuestra fijación cultural con la fantasía. Muchos hombres de hoy están envueltos en un mundo de fantasía, y por tanto, les resulta cada vez más difícil vivir por fe en el Dios que es invisible.
En cada uno de los ejemplos que siguen a continuación, vemos hombres entregándose a lo que pueden ver, pero que no es real. Sin embargo, en el cristianismo nos entregamos a algo que no podemos ver, pero en realidad es real. (En los siguientes ejemplos, quiero dejar claro que creo que la primera situación es claramente pecaminosa, mientras las otras no son propiamente pecado).

Pornografía

Durante los últimos 24 años el uso de la pornografía se ha disparado. Algunos catalogan esta situación como una epidemia. Los jóvenes están siendo criados con la pornografía, y su adicción continúa a lo largo de sus años en la universidad, y también durante sus treintas y cuarentas. Como pastor, no pasa ni una semana sin que me toque escuchar acerca de la lucha de alguien en este área de su vida.
Pensemos por un momento en lo que está sucediendo aquí. La pornografía es un intento de disfrutar de las bendiciones de las relaciones sexuales fuera de la relación del matrimonio. Sin embargo, esta no es toda la historia. Existe también el hecho de que el medio para el consumo no es real, sino que es un conjunto de imágenes. Todo es una fantasía: las mujeres, las experiencias, y cualesquiera sean los placeres que se obtienen de ella. Es toda una fantasía. Muchos hombres están tan envueltos en esta fantasía sexual que no es de extrañar que se desvíen en el ejercicio de una fe que es real pero invisible.

Deportes de fantasía

Los avances tecnológicos han hecho que los deportes de fantasía sean cada vez más accesibles. Para aquellos que no están familiarizados con este término, los deportes de fantasía son un tipo de juego en línea donde los participantes arman equipos virtuales de jugadores reales de algún deporte profesional. Sus equipos compiten entre sí, de acuerdo al desempeño estadístico de sus respectivos jugadores en sus plantillas. Cada participante administra su equipo como si él fuera el propietario o gerente general. En estas ligas, los participantes realizarán un seguimiento de las estadísticas durante el año, y premiarán un ganador al final.
Obviamente la práctica de deportes de fantasía no es un pecado en sí mismo, y ese no es mi enfoque al respecto. Sin embargo, forma parte de la obsesión generalizada de nuestra cultura con un mundo de fantasía. Y es esto lo que conduce de vuelta hacia mi punto principal: esta fijación en lo visible pero irreal, que hace más difícil el ejercicio de una fe en lo invisible pero real.

Videojuegos

Al igual que con los deportes de fantasía, los videojuegos no son malos por sí mismos. Sin embargo, son una distracción de la realidad. Casi el 50 por ciento de los estadounidenses juega al menos 3 horas de videojuegos por semana. Es interesante que la edad promedio del jugador es alrededor de 35 años de edad.
Entiendo que para muchos, los juegos son divertidos; y son una especie de pasatiempo. También sé que para muchos otros el pasatiempo se torna un poco obsesivo y dominante. Mucha gente, especialmente los hombres, se ven envueltos en la práctica de jugar videojuegos durante horas y horas cada día. He aconsejado a muchos hombres que pasaban sus mejores horas del día intentando conquistar mundos de fantasía, mientras que sus familias reales y sus almas reales estaban siendo desatendidas.

Viviendo en un mundo de fantasía

Cuando consideras estas tres situaciones en conjunto, resalta un tema en común: vivir en un mundo de fantasía. Pastores y líderes de iglesia intentan animar a los hombres a servir en la iglesia local, a estudiar la Palabra de Dios, a evangelizar a sus vecinos, y a dar un paso hacia adelante y liderar en la iglesia. Sin embargo, muchas veces, al acercarnos al núcleo de sus vidas, nos encontramos a estos hombres siendo reacios y con un cristianismo estancado, pero creciendo y floreciendo en ese mundo de fantasía.
¿Nos resulta extraño entender por qué hay una disminución en la expresión de la masculinidad bíblica dentro de la iglesia?
Es una gran tristeza ver cómo muchos hombres están demasiado ocupados conquistando territorios falsos, mirando a mujeres falsas, y ganando campeonatos falsos, como para seguir el camino del negarnos a nosotros mismos, llevar la cruz de Cristo, y servir a otros.
Los pastores deben ser diligentes, tratando de predicar y enseñar la Palabra de Dios a personas que viven en este mundo, pero con sus mentes y corazones en un lugar ficticio. Ellos deben trabajar con ahínco para presentar a Cristo y su incomparable gloria. La Biblia que condena también da convicción y nos transforma. Pasamos de menospreciar la gloria de Dios a difundirla y publicarla. Y Cristo pasa de ser un héroe de ficción a ser nuestro Salvador vivo.
Tal vez usted es uno de los que se sumergen en un mundo de fantasía. Si estas cosas están desplazando o impidiendo su fe, es el momento de evaluar y hacer algunos ajustes. Tal vez tengas ciertas complacencias pecaminosas (o como en el caso de la pornografía, prácticas pecaminosas) que te impiden crecer en Cristo. Tu primer paso debe ser la oración, la confesión y el arrepentimiento. Luego, avanzar en la rendición de cuentas a otros, y el servicio en la iglesia local. Te puedo asegurar que el ver la obra del evangelio real en la vida de la gente real, traerá a tu alma un gozo duradero que no puede ser medido. Cristo es demasiado precioso como para estar en segundo lugar . Si creemos en esto, entonces debemos vivir de acuerdo con esto.

¿POR QUÉ CREÓ DIOS A SATANÁS?

Al inquirir sobre la relación de Dios con el mal, específicamente con Satanás, debemos cuidarnos de pensar en Dios como el origen del mal. Dios no obligó a Satanás a pecar, ni es responsable del pecado de Satanás. La Escritura nos muestra a Satanás como una creación de Dios, hecha con gran belleza, esplendor, perfección y sabiduría, y delegada con poder y autoridad (Ez. 28:12-14). A la vez, Isaías 14:13 y Ezequiel 28:15 nos revelan el orgullo y la soberbia que llenaron el corazón de este ser creado, de tal modo que anheló ser semejante al altísimo y poner su trono al lado o por encima al de Dios.
Las preguntas que se mantienen entonces serían, ¿sabía Dios que este ser angelical se revelaría? Si sí lo sabia, ¿para qué lo creo? Si no lo sabía, ¿la rebelión de los ángeles tomo a Dios por sorpresa? Estas preguntas mal enfocadas nos darán una imagen distorsionada de Dios. Pero una visión correcta de Dios nos mostrará el camino que debemos seguir. Nuestras preguntas no deben llevarnos a sacar conclusiones sobre Dios: es nuestro conocimiento del Dios de la Biblia el que debe llevarnos a encontrar las respuestas a nuestras dudas.

Un Dios sabio
La Biblia nos habla de un Dios eterno que conoce el final de las cosas desde el principio. La Escritura nos revela a un Dios soberano que todo lo que quiere, lo hará (Salmo 135:6). Un Dios omnisciente, soberano, santo y todopoderoso, el cual hace todas las cosas para su gloria. Los cielos cuentan su gloria, nosotros fuimos creados para su gloria, fuimos redimidos para que se desplegara su gloriosa justicia, sabiduría, amor, poder, misericordia, redención y gracia.
Entonces: ¿sabía Dios que Satanás se revelaría? Sí. ¿Sabía Dios que el hombre pecaría? Sí. Entonces, ¿para qué lo creó? Para mostrar su gloria en su justicia y poder con los ángeles, a los cuales Pedro dice que “no perdonó” (2 P. 2:4), como también para mostrar su Gloria, su inmenso amor, y su gracia soberana con los hombres que también pecaron pero que Él decidió salvar.
Jamás nada ha tomado a Dios por sorpresa. Ni la rebelión de los ángeles ni la caída del hombre. Es así como el Cordero fue inmolado desde antes de la fundación del mundo (cp. Ap. 13:18).
El papel de Satanás
La Escritura nos muestra un plan eterno, lo que algunos llaman “El Pacto Eterno” o el “Pacto de Redención”, el cual fue acordado en la eternidad entre el Padre y el Hijo en relación a los elegidos.
“De este modo, la infinita sabiduría de Dios puede ser dada a conocer ahora por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que llevó a cabo en Cristo Jesús nuestro Señor”, Efesios 3:10-11
“El nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según Su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad”, 2 Timoteo 1:9.
El Dios que adoramos tenía un plan redentor para reunir en Cristo todas las cosas (cp. Ef. 1:3-12) para alabanza de su gloriosa gracia, para mostrar su soberanía al elegirnos, para desplegar con algunos –incluyendo los ángeles caídos–, su poder y su justicia, y para mostrar en un grupo elegido su inmensa misericordia.