DIOS ME AYUDO A PERDONAR AL ASESINO DE MI HIJA


Contra la violencia de género seguimos necesitando un día. La triste realidad de abuso que viven millones de mujeres en el mundo lleva a que las voces de quienes rechazan esta situación procuren unirse cada 25 de noviembre para recordar que es necesario promover un cambio y que hay esperanza para aquellas que sufren.



En esta línea se celebró el sábado un acto contra la violencia de género en el local de la Iglesia Celebración Cristiana de Madrid, convocado por la Consejería de la Mujer del Consejo Evangélico de Madrid (CEM) y con la colaboración de Asamblea Cristiana Madrid, Fiet Gratia, Aglow y la Unión de Mujeres Evangélicas (UDME).


Un acto en el que se reivindicó la posición de valor que Dios da a la mujer y la condena de cualquier forma de violencia; en el que también se mostraron diversas formas en las que la violencia se manifiesta - insultos, vejaciones, ignorancia, golpes o incluso llegando a acabar con la vida de la mujer. Teatro, música, presentaciones visuales y breves exposiciones fueron presentándose ante unas 200 personas que acudieron al evento.

UNA HISTORIA DE PERDÓN
 Una de las participaciones más conmovedoras fue la de

  Pilar Gonzalo, progenitora de una joven asesinada por su ex pareja. Esta madre, sin embargo, no acudió para mostrar frustración o rencor, sino para contar cómo el perdón había restaurado su vida.


“Como cristianos tenemos la posibilidad de perdonar y así transmitir esperanza para el maltratador”, decía con emoción Pilar. “Perdonar no es olvidar o quitarle importancia a lo sucedido, sino quitar tu carga para recibir sanidad.Es saber decir: no quiero venganza, no quiero la justicia por mi mano (…) Es dejar la carga en Dios y confiar, en la justicia de Dios y también en la justicia civil”.

Esta mujer vio como un hombre violento arrebataba la vida a su hija Rut, de sólo 20 años; pero por eso quiso dejar un mensaje para las presentes. “A la maltratada, le digo: te mereces vivir en paz, te mereces seguir adelante”, y enfatizó que sin perdonar es muy difícil poder salir del infierno del abuso y la violencia.

CIFRAS QUE HIELAN
 Asun Quintana, Consejera de la Mujer del Consejo Evangélico de Madrid, abrió el acto presentando las cifras de la violencia de género en España. Por ejemplo, que
  hay 7 millones de mujeres (un 30 por ciento de la población) que han sufrido maltrato de su pareja. O que son 700 las víctimas mortales registradas en los últimos diez años.


“Dios no aprueba el maltrato”, explicó Asun Quintana, lamentando que este 25 de noviembre siga vigente como “un día señalado contra la violencia contra la mujer”.

Para combatir el maltrato en nuestros días, reivindicó el papel de la iglesia “como sal y luz en la sociedad” siguiendo el “ejemplo de Jesús, viendo cómo trató a la mujer, cómo le devolvió la dignidad”.

Quintana finalizó su intervención presentando la  Guía de Acción Pastoral contra la Violencia de Género, divulgada por la Comisión de Familia de la Alianza Evangélica Española,  como una herramienta “muy útil” para que las iglesias, y sobre todo su liderazgo, sepan orientarse y reaccionar ante esta triste realidad.

En una breve participación, el presidente del Consejo Evangélico de Madrid, Emmanuel Buch, expresó el deseo de “ser sensibles a la voluntad de Dios” para asumir “la relación con las mujeres de acuerdo a su propósito”. “Aprendamos – dijo Buch - a mirar a las mujeres como Dios las mira. Sobre todo en nuestro contexto cristiano tenemos este desafío de reconocer a la mujer con admiración”.
 
LAS CARAS DE LA VIOLENCIA
A continuación un grupo de siete actores presentaron la obra teatral “La tragedia de las mujeres maltratadas”, dirigido por Alicia Mendo. En el escenario, cada uno expresaba actitudes y sensaciones que viven tantas personas involucradas, sea como víctima o como agresor, en el terrorífico círculo de la violencia de género.

La bailarina Melodie Rodríguez realizó una interpretación igualmente emotiva de la canción “El club de las mujeres muertas”, de Víctor Manuel. La nota musical la puso la Orquesta Selah, que interpretó varias piezas clásicas y contemporáneas, entre ellas la canción “Sobre todo (Above All)” de Michael W. Smith.

ACCIONES EN MARCHA
 Son varias las organizaciones e iglesias evangélicas que están adaptando estrategias para defender a las mujeres, valorarlas y proteger a muchas que se encuentran en un estado de vulnerabilidad. Fiona Bellshaw presentó la labor de la ONG Fiet Gratia, contra la trata de personas y la esclavitud sexual.

La ONG tiene presencia en España pero también colabora con proyectos internacionales, que potencian su labor en lugares como India. “Unas 200 niñas cada día son vendidas en este país para ser prostituidas”, expresó la presidenta de la ONG.



“La iglesia puede hacer mucho para luchar contra la trata”, dijo Bellshaw, que desde la ONG explicó como han atendido a 118 mujeres en situación de riesgo en 2013, de las que el 23% habían sido prostituidas.

También Ana Mª Huck presentó el trabajo de la ONG Proyecto Ana España, el cual se ha establecido recientemente en este país, pero que realiza un trabajo internacional desde hace muchos años a través de programas de radio en los que se transmite esperanza a la mujer.

“Hay millones de mujeres que viven sometidas”, expresó Ana Mª Huck. “Algunas, la única luz que reciben en su vida es a través de las ondas de radio que les permiten, dentro de su realidad, recibir un mensaje de esperanza y salvación”.

El acto se cerró con las palabras de Ana Giménez, presidenta de Aglow. “¿Cómo es posible que continúe la misma vejación desde el principio de los tiempos?”, reflexionaba Giménez.“Sabemos que nuestra lucha no es contra los hombres, sino contra el maligno”, expresó citando Efesios 6. “El amor de Dios a la humanidad es lo que nos impulsa. Es el camino de restauración que Jesús abrió por el que hoy decimos - concluyó-: no a la violencia de género”.

0 comentarios: