7 PROMESAS DE DIOS EN EL SALMO 91

Salmo 91:1

“El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.”

¿Te has parado a pensar últimamente en lo que significa morar bajo la sombra de Dios? Quizás no siempre podamos verlo o sentirlo, quizás a veces olvidemos que está ahí o si nos ha abandonado ante las situaciones difíciles que atravesamos. Pero Su protección es real. Dios no nos olvida ni nos ignora. Su amor es demasiado grande para abandonarnos a nuestra suerte.

Ante cualquier problema que enfrentamos, Dios es el refugio al que siempre podemos correr, es nuestro lugar seguro. Pero muchas veces, en medio de las dificultades de la vida intentamos hacer las cosas por nosotras mismas, olvidando que necesitamos la protección de la presencia de Dios.

El Salmo 91 está lleno de la bondad y el poder de Dios. Grandes recordatorios de que Él obra fielmente a favor de aquellos que lo aman. En él encontramos siete promesas, siete razones por las que no debemos temer cualquier situación que estemos enfrentando:

Salmo  91:14 -16

Por cuanto en mí ha puesto su amor,  yo también lo libraré; Le pondré en alto,  por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará,  y yo le responderé; con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.

Dios nos librará.
Dios nos pondrá en alto.
Dios nos responderá.
Dios estará con nosotras en la angustia.
Dios nos glorificará.
Dios nos saciará de larga vida.
Dios nos mostrará Su salvación.

Estos versículos finales del Salmo 91 son una confirmación de lo que Dios ya ha dicho en todo el Salmo: si permaneces en El, tienes la recompensa de saber que siempre estará contigo, que te protegerá y te guardará de cualquier peligro, que mandará a sus ángeles para que te guarden, que vencerás en cualquier situación que te desafíe, que te desaliente, en cualquier aflicción o dolor.

¿Te has dado cuenta de qué necesitas hacer tú para poder obtener estas promesas de Dios?


Por cuanto en mí ha puesto su amor,  yo...


Lo único que Dios pide de nosotras para darnos Sus promesas es amarle. Nada más.

No lo dudes, Dios obra en favor de aquellos que lo aman y honran Su nombre. El es bueno todo el tiempo. Confía en las promesas que nos da en este hermoso salmo.

0 comentarios: