TÚ PASADO NO TIENE QUE DEFINIR QUIEN ERES HOY

En ocasiones es difícil diferenciar lo que nos ha ocurrido con quien somos hoy. He conocido miles de personas en mi consultorio de terapia clínica que han perdido su identidad. La identidad que creen y viven es la del dolor del ayer. Como por ejemplo, cuando escucho a alguien decir: “Soy una persona que sufrió mucho en la niñez” o “Soy una persona que le ha ido mal en las relaciones de pareja”. Eso es una realidad en la persona, pero no tiene que seguir definiendo quien es.

¡Tú no ERES tu pasado! Es cierto que muchas cosas en nosotras son formadas por causa de nuestra historia. Pero lo que fue ayer no tiene que controlar la persona que potencialmente llegues a ser hoy ni tampoco la que serás mañana. ¿Sabes por qué? Porque llegó el momento de soltar esa mochila. Hay demasiadas opciones frente a ti como para que sigas perdiendo tu tiempo en lo que ya pasó. Vas a ¡CERRAR ESA PUERTA!, disfrutarás del presente y avanzarás hacia el futuro con esperanza. Recuerda que como hija amada de Dios mereces navegar por inmensos mares de victoria, independientemente de lo que pasó. ¡Vive libre, vive feliz!

0 comentarios: