¿QUIEN ES TU AMIGO?

Santiago 2:23 Nos dice Abraham fue llamado amigo de Dios. En Isaías 41 también nos hace referencia y dice,Abraham mi amigo. 
 Hay una gran diferencia entre ser amigo de Dios y que Dios te llame amigo. Vemos en el antiguo Testamento como Dios considera a Abraham su amigo. Dios toma el cuidado de que se escriba en la biblia en varias ocasiones. 
 ¿Qué habrá perdido Dios con Adán que lo encontró en Abraham? Tuvo que ser una relación muy especial y profunda porque esta relación de Abraham con Dios fue a través de la fe. La pregunta es, si Dios es suficiente en sí mismo, ¿por qué necesita a un amigo? Todo el mundo necesita un amigo. Uno de los errores que puede cometer un ser humano es pensar ser lo suficiente, para no necesitar a un amigo. Aun Jesús, el hijo de Dios, no comenzó su ministerio sin buscar primero amigos. Cuántos pasan toda una vida sin encontrar a un amigo porque piensan que todo lo pueden hacer solos, no confían en nadie por que buscan a alguien perfecto. ¿A quién consideras amigo? No confundas conocido por amigo. Amigo es aquel que invitas a tu casa, le invitas a comer y puedes confiarle tus planes. Amigo es aquel que puedes llamar en el momento que lo necesitas, o en el momento que quieres que algo suceda. 
No pretendas que sea perfecto, pues no hay nadie perfecto. Puede traicionarte en un momento dado. Jesús llamó a Judas su amigo y este lo traicionó. Pueden ser fuente de alegría, pero pueden llegar a ser fuente de algunas tristezas. 
Génesis 18, nos relata que, cuando Abraham recibe una visitación de tres varones, corre a su encuentro, se postra ante ellos y se pone a su servicio. En ningún lugar vemos a un hombre de Dios postrado si lo que está teniendo no es una experiencia con Dios. Abraham tuvo que ver la apariencia de Dios en ellos para postrarse y ponerse a su servicio. Vemos a Abraham, al padre de la fe, que corre en busca de un amigo. Mi pregunta es ¿qué apariencia tú le das a la gente? ¿Cuándo la gente te ve, ven a Dios a través de ti? ¿Corren de ti o corren hacia ti? Abraham corrió en busca de un amigo. ¿Tienes amigos en quien confiar?

0 comentarios: